Irán confirma la muerte del presidente Ebrahim Raisi en un accidente de helicóptero

Además del presidente, en el aparato viajaban el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Hossein Amir-Abdollahian, el gobernador provincial y el principal imán de la región.

Irán confirma la muerte del presidente Ebrahim Raisi en un accidente de helicóptero

"Sin señales de vida". Así confirmó la televisión estatal iraní la muerte del presidente, Ebrahim Raisi, en el accidente de helicóptero que sufrió el mandatario en una zona montañosa en el noroeste del país, a 670 kilómetros de Teherán. En la aeronave siniestrada también viajaban otros destacados dirigentes de la República islámica como el ministro de Exteriores, Amir Abdollahian, el gobernador de la provincia de Azerbaiyán Oriental de Irán y otros funcionarios y guardaespaldas.

Su muerte fue anunciada a las 7:30 de la mañana hora local. Poco después, la agencia de noticias iraní Mehr confirmó también el deceso de "todos los pasajeros del helicóptero en el que viajaban el presidente y el ministro de Exteriores". Medios locales mostraron imágenes de la aeronave siniestrada contra el pico de una montaña. Raisi viajaba en una comitiva de tres helicópteros y las otras dos aeronaves aterrizaron sin problemas, según reveló la emisora Al Jazeera. Por el momento no hay información oficial sobre las causas del accidente.

Los equipos de rescate localizaron la aeronave siniestrada más de 12 horas después de que Teherán desplegara equipos de rescates para encontrar al presidente. Países de la región como Turquía, Rusia, Qatar o Irak, enviaron equipos de socorro, helicópteros y drones con visión nocturna para ayudar a Irán a rastrear el terreno montañoso y de difícil acceso, cerca de Varzegan, en la frontera con Azerbaiyán.

Los cuerpos del presidente Raisi, el ministro Abdollahian y el resto de fallecidos fueron trasladados a la ciudad de Tabriz, capital de la provincia donde desaparecieron, anunció la Media Luna Roja. Allí tendrá lugar mañana el funeral del presidente, informan medios locales.

El operativo de búsqueda se complicó por las condiciones meteorológicas, con una densa niebla, lluvia y nieve durante la madrugada. La situación era tan difícil que dos equipos de rescate perdieron el contacto con las autoridades iraníes durante la búsqueda, según señalaron medios locales. La aeronave fue encontrada a unos 70 kilómetros de la zona donde se perdió la señal GPS del helicóptero, un modelo Bel 212 de fabricación estadounidense. El jefe de la Media Luna Roja, Pir Hossein, que dirigió el principal operativo de búsqueda, señaló esta madrugada que la situación "no era buena". Poco después, un portavoz del gobierno aseguró a la agencia Reuters que el helicóptero "estaba completamente calcinado".

Raisi regresaba de la provincia de Azerbaiyán Oriental, donde participó en la inauguración de dos presas junto a su homólogo azerbaiyano, Ilham Aliyev. Inicialmente las autoridades iraníes calificaron el suceso de "aterrizaje forzoso", aunque conforme se desarrolló el operativo de búsqueda se fue desvelando que se trató de un accidente.

El ex ministro de Exteriores, Javad Zarif, aseguró que las sanciones estadounidenses en el sector de aviación iraní han provocado el accidente. "Una de las causas de este desgarrador incidente es Estados Unidos, que al sancionar la venta de la industria de la aviación a Irán provocó el martirio del presidente y sus compañeros", declaró el exministro. "El crimen de Estados Unidos quedará grabado en la mente del pueblo iraní y en la historia", dijo Zarif.

REACCIONES

Poco después de conocerse la noticia, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, expresó sus "sinceras condolencias". "La UE expresa su más sentido pésame por la muerte del presidente Raisi y del ministro de Asuntos Exteriores Abdollahian, así como de otros miembros de su delegación y tripulación en un accidente de helicóptero. Nuestros pensamientos están con las familias", señaló en una publicación en su cuenta oficial de X.

Los gobiernos de la región fueron los primeros en reaccionar al fallecimiento del mandatario iraní. El presidente Aliyev de Azerbaiyán, con quién se reunió el día anterior, señaló que su gobierno estaba "profundamente conmocionado" por la pérdida del pueblo "hermano y amigo" de Bakú. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, expresó su "más sentido pésame" al "amigable y hermano gobierno iraní", una condolencia parecida a la "gran tristeza y gran pesar" expresado por el primer ministro iraquí, Mohammed Shia al-Sudani.

El presidente de Siria, Bashar Asad, expresó sus condolencias por el fallecimiento de Raisí, a quien agradeció su labor para fortalecer los lazos entre ambos países, importantes aliados a varios niveles. "Trabajamos con el fallecido presidente para garantizar que las relaciones estratégicas entre Siria e Irán siempre se mantenían prósperas", dijo Asad en un mensaje dirigido al líder supremo de Irán, Ali Jamenei, y a la población de su país, según un comunicado de la Presidencia siria.

El presidente ruso, Vladimir Putin, definió a Raisi como "verdadero amigo de Rusia" y destacó su "inestimable contribución personal al desarrollo de las relaciones de buena vecindad entre nuestros países e hizo grandes esfuerzos para llevarlas al nivel de asociación estratégica."

A las condolencias se sumaron otros líderes como el venezolano Nicolás Maduro, el indio Narendra Modi y el líder chino, Xi Jinping, quien aseguró que "el pueblo chino ha perdido a un buen amigo".

Pakistán declaró un día de luto y Líbano tres días de luto por la muerte del presidente iraní. El trágico accidente ha tenido un impacto considerable en el país de los cedros, debido al apoyo de Irán al influyente partido chií Hizbulá. La organización declaró que Raisi era "un hermano mayor" de Hizbulá, "firme defensor de nuestros problemas y los de las naciones árabes, especialmente Jerusalén y Palestina" y agradeció su apoyo a los "movimientos de resistencia", en alusión al soporte de Irán a partidos y grupos armados de la región.

El gabinete de gobierno celebró una reunión de emergencia esta mañana para tratar la situación. "Aseguramos a nuestra leal, agradecida y amada nación que el camino del servicio continuará con el espíritu del incansable Raisi, el héroe y servidor de la nación", señaló el gabinete en un comunicado, con una foto de la butaca del presidente cubierta de negro. Tras el fallecimiento de Raisi, de 63 años, el vicepresidente Mohammad Mojber, se convierte en el presidente interino. La Constitución marca que el país debe convocar nuevas elecciones en 50 días. Presidente desde el año 2021, Raisi era un político de línea dura que contaba con el apoyo del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei. Los analistas lo percibían como el principal candidato para suceder a Jamenei -un cargo vitalicio- que cumplió 85 años el pasado abril.

Bajo su mandato, las fuerzas de seguridad reprimieron protestas multitudinarias pidiendo más libertades y mejoras económicas para el país. Al menos 500 personas murieron en acciones policiales y más de 20.000 fueron detenidas, en un movimiento de protesta desencadenado tras la muerte en custodia policial de Mahsa Amini, detenida por no llevar correctamente el velo islámico. Durante su legislatura, Raisi no consiguió reanudar el acuerdo nuclear con Estados Unidos, mientras que expertos aseguran que Teherán ha continuado enriqueciendo uranio.

La muerte del mandatario se produce en un momento de máxima tensión regional por la guerra entre Israel y Hamas, que ha provocado focos de tensión en varios países de la región. Tel Aviv acusa a Teherán de apoyar al grupo palestino y financiar a milicias de la región, que han intentado sabotear a Israel y a Estados Unidos como protesta por la guerra en Gaza. Las tensiones con Tel Aviv -crecientes desde hace décadas- derivaron el mes pasado en un ataque directo de Irán con misiles y drones en suelo israelí, después de que varios dirigentes iraníes murieran en un ataque aéreo israelí en Damasco.

275 vistas